¿Dolor al ejercitarse?

Se manifiesta debido a que el cuerpo se estresa cuando estás rebasando tus límites físicos, pero al final te ayudará a mejorar tu rendimiento. Sin embargo, hay más causas que lo general:

– La acumulación de ácido láctico, por el esfuerzo extra que realizan los músculos.

– Suele obedecer a un aumento de la intensidad, una rutina nueva e incluso una clase diferente de ejercicios. En un par de días te olvidarás de las molestias.

– Lesión en las fibras musculares o los tejidos conectivos, que sólo se aprecian con un microscopio.

– Al aumentar la masa muscular se experimenta cierto estrés durante la actividad.

– Sin embargo, también se deben a una postura incorrecta o técnica inadecuada, por ello siempre debes buscar asesoría especialmente al ejercitarte con pesas.

¿Cuáles son sus síntomas inmediatos?

– Una leve incomodidad, que te hace pensar que ya no puedes más; pero no te roba el aliento.

– Sensación de ardor, especialmente cuando estás en una rutina de pesas o incrementas las cargas y en zonas focalizadas como brazos, piernas y glúteos. Desaparece inmediatamente después de que cambias a otro ejercicio.

– Incluso fatiga, si estás efectuando una rutina muy intensa.

¿Hay signos tardíos?

En efecto, hay otras señales que comienza después de terminar tu sesión:

– Ocasionalmente te sientes toda tiesa.

– O la sensación de fatiga puede comenzar horas después o al despertar, en ciertas áreas de tu cuerpo.

Pero, ninguna de las molestias te impide moverte o continuar con tu ritmo habitual de vida.

¿Cómo saber si es grave?

– Detente por unos minutos, si la molestia desaparece, puedes continuar con tu entrenamiento.

– Sientes un dolor articular o en el pecho, es una indicación de que debes parar inmediatamente.

– Sufres de fatiga crónica, es decir, por varios días; significa que tus reservas de energía no se están reponiendo adecuadamente. Los causantes suelen ser una nutrición raquítica, pocas horas de sueño o entrenamiento excesivo.

– Si al tocar la zona dolorida te duele o está hinchada.

Ante cualquiera de los síntomas acude al médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *