Si eres amante de la gastronomía oriental, no te puedes perder Lazy Susan cuya propuesta es la comida chuka creada por Edo Kobayashi. Su origen se remonta a mediados del siglo XIX, cuando el puerto de Yokohama, Japón, se abrió al comercio exterior y comenzó a recibir a migrantes chinos que formaron algunos asentamientos. Ya establecidos, los comerciantes chinos formaron escuelas, mercados, centros comunitarios y otras instalaciones que dieron forma al barrio chino más grande de Japón.

Ambas culturas florecieron cuando los migrantes chinos adoptaron su gastronomía a la cultura local. En esas primeras cocinas, la comida china se mezcló con el estilo de preparación japonés para crear nuevos sabores y, principalmente, nuevas formas de elaborar los platillos tradicionales.

Te voy a contar a detalle, lo que encontrarás en Lazy Susan y que estoy segura lo convertirá en uno de tus restaurantes favoritos:

  1. Su cocina está a cargo de Shigetoshi “Toshi” Narita, colaborador de Edo Kobayashi casi desde sus inicios. Nacido en Yokohama, Japón, Toshi aprendió a cocinar en el restaurante de su padre y con el tiempo se especializó en la cocina tradicional japonesa. Llegó a México en 2014 para supervisar Rokai y se maravilló con la mezcla de ingredientes y sabores que abundan en el país.
  2. Los platillos tienen un sabor único porque están elaborados con insumos frescos importados directamente de China, preparados al estilo japonés y con los sellos de Edo Kobayashi: rigor en la técnica, la más alta calidad de ingredientes y atención al más mínimo detalle.
  3. Su punto central es la cocina abierta, rodeada de una barra desde la que es posible observar la destreza de los cocineros y la preparación de los alimentos.
  4. Deleita a tu paladar con Ban Ban Ji, la especialidad de la casa, que lleva medusa encurtida y pollo bañados con una pasta de ajonjolí. Ebi Chili elaborado con camarones capeados al estilo japonés con salsa de jitomate picante; Shumai, dumplings tradicionales de la cocina china rellenos de picadillo y vegetales; Ostiones al vapor retocados con jengibre y cebollín o Yun-Rin-Chi pechuga empanizada con  jitomate poro y salsa de soya. También encontrarás una variedad de arroces y ramen.
  5. Sirve sakes que combinan a la perfección con los alimentos: secos, fermentados, con acentos lácticos o de madera, de especias y herbales; cervezas chinas como la Tsingtao y la japonesa Kirin Ichiban.
  6. Ofrece cócteles refrescantes que se crearon en la década de los 50, pero que se hicieron famosos en los 80 y 90. Uno de ellos es el Miami Vice, que lleva piña colada y daiquirí de fresa; el toque especial se lo da la pimienta Sichuan y un preparado de fresa quemada fermentado por casi 300 días.
  7. Cierra con broche de oro con sus dos delicados postres, An Nin Tofu, que es una gelatina a base de almendra, tofu y lácteos o el refrescante Kaki Kori Fresa elaborado con hielo granizado con puré de fresa, leche condensada y trozos de fresa.

Vista Lazy Susan en Río Pánuco 132, planta alta, Cuauhtémoc de lunes a sábado, de 13 a 23 horas. Reservaciones (Whatsapp) 56 3035 4220 y a través de OpenTable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *