A nivel mundial 1900 millones de mujeres están en edad fértil, de las cuales sólo el 58.5%, es decir, 1123 millones toman en cuenta la planificación familiar, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud.

¿Sabías que México ocupa el primer lugar de embarazos en adolescentes? Según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). En nuestro país la edad promedio en que las féminas inician su vida sexual, es entre los 15.7 y los 16.7 años. Al preguntarles porque no utilizaron algún método anticonceptivo, durante su primera relación sexual, el 38% respondió que por descuido o miedo, mientras que el 25% pensó que no saldría embarazada, reportó Medigraphic.

Los embarazos no planeados ocurren por falta de información y malas decisiones. ¿Quién educa a  los adolescentes sexualmente? Uno de cada tres no recibe información de su médico y en tan sólo 40 segundos se les hablo al respecto, en los casos positivos. Mientras que un 43% de los pubertos son asesorados por padres y maestros, detalló un informe publicado por Journal Adolescent Health.

Sin embargo, no sólo los adolescentes dejan de lado el uso de anticonceptivos. En el 2018, los motivos por los que las mujeres activas sexualmente no emplearon anticonceptivos fueron los siguientes:

  • 1.2, se opuso su pareja.
  • 10.5% otra razón.
  • 11% no creyó quedar embarazada.
  • 24.4% no conocía los métodos.
  • 24.4% quería embarazarse.
  • 28.5% no planeaba tener relaciones sexuales.

Actualmente las fuentes consultadas para saber de métodos anticonceptivos son:

1) Internet, periódicos, revistas.

2) Televisión.

3) Folletos y carteles.

En nuestro país, existe una variedad de métodos anticonceptivos, que pueden ser empleados para prevenir un embarazo. Entre las alternativas están:

  • Métodos temporales (parche transdérmico, pastillas, anillo, inyectables).
  • Permanentes (vasectomía, ligadura de trompas)
  • Naturales.

La selección del método dependerá de las condiciones y necesidades de cada pareja.

En población adolescente se podría recurrir a métodos que faciliten el correcto uso y control de este, como el parche anticonceptivo EVRA. Se coloca el primer día del período, durante un mes sólo requiere cambiarse cada siete días (en el mismo día que fue colocado por primera vez) es decir cada semana por tres semanas y descansar la cuarta semana.

¿Cómo ayudar?

La información es el primer paso para disminuir el número de embarazos no planeados. Es un derecho informarse y elegir el método, de acuerdo a las necesidades y usarlo en un tiempo específico para gozar de los beneficios.

La decisión puede ser tomada en conjunto con el ginecólogo, para disfrutar de las relaciones sexuales y después planear oportunamente la llegada de un bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *