4 remedios para apagar el fuego labial

¿Sabes qué es el herpes labial? Es una infección viral frecuente. Se trata de pequeñas ampollas llenas de líquido que, a menudo, se agrupan sobre los labios o alrededor de ellos. Una vez que se rompen, se forma una costra sobre la llaga que queda. Este problema se cura en dos a cuatro semanas y no deja cicatrices, explican especialistas de Mayo Clinic.

No existe cura para la infección por el virus del herpes simple y las ampollas pueden volver a aparecer. La medicación antiviral ayuda a que se cure más rápidamente y a que reaparezca con menos frecuencia.

Síntomas

Atraviesa varias etapas:

  • Hormigueo y picazón. La sensación dura aproximadamente un día, antes de que aparezca una pequeña mancha dura y dolorosa y salga la ampolla.
  • Ampollas. Aparece a lo largo del borde exterior de los labios, donde se unen con la piel de la cara. También alrededor de la nariz o en las mejillas.
  • Exudado y costras. 

Alerta, al contagio
Es muy fácil transmitirlo, por ello ten cuidado si lo padeces o tu pareja o alguien en la familia:

  • Evita el contacto piel con piel con otras personas mientras las ampollas estén presentes.
  • Prohibido compartir los utensilios, las toallas, el bálsamo para labios y otros artículos pueden propagar el virus cuando hay ampollas.
  • Mantén las manos limpias, lávalas cuidadosamente antes de tocarte y de tocar a otras personas, especialmente a bebés.


Medicina alternativa al rescate

Aunque los resultados de los estudios son variados, algunos tratamientos con medicamentos alternativos para el herpes labial son los siguientes:

  • Lisina, es un aminoácido que está disponible como suplemento oral o en crema.
  • Propóleos, conocidos también como cera sintética de abeja, los propóleos están disponibles como ungüento al tres por ciento. Cuando se aplican en las primeras etapas y con frecuencia, pueden reducir la duración del brote.
  • Ruibarbo y salvia, una crema con ambos activos puede ser casi tan eficaz como una crema de aciclovir.
  • Coloca una compresa fría, puede disminuir el enrojecimiento, ayudar a eliminar las costras y favorecer la cicatrización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *