El reconocido chef Alfonso Cadena, eligió el nombre de Hueso para nombrarlo “porque es una palabra fuerte con onda y ligada al sabor”, afirma el reconocido chef y es ideal para invitar a los comensales a que tengan una experiencia diferente.

El restaurante Hueso que ofrece cocina de autor, se encuentra ubicado en Guadalajara. La visita sorprende desde el exterior, pues la fachada está inspirada en una “visión darwiniana” y la recubrieron con una perfecta cuadrícula de azulejos de cerámica con motivos que recuerdan a las puntadas de costura y que preparan para las escenas en el interior.

Al ingresar la decoración está armada con huesos de animales de todo tipo, montados sobre diferentes piezas de madera, combinados con plantas y alternando utensilios de cocina pintados con una gama de diferentes blancos y grises que aportan frescura.

La cocina es abierta y en vez de tener varias mesas solo tiene una muy larga con espacio para 54 personas, su concepción va más allá de un tablón y cuatro patas, tiene que ver con compartir el espacio y la comida porque todo va al centro. Es un espacio de movimientos sociales y culturales que invita a conversar, para Poncho Cadena la mesa tiene mucho que ver con las relaciones humanas.

Es el escenario perfecto para degustar la verdadera cocina de autor que está comandada por Alfonso Cadena, profesional de los fogones, que representa a la cuarte generación de una familia de cocineros de gastronomía francesa.

Su cocina es atrevida, sin fronteras, sin límites con los que fusiona una propuesta que inequívocamente se asienta sobre las raíces francesas, pero que refleja el carácter multidisciplinario del chef, los aromas y sabores que ha conocido en otros rincones del planeta y los propios de México.

Presenta una carta sorprendente pero con recetas divididas entre vegetales, pescados y mariscos, carne blanca y roja. Como muestra de su deliciosa gastronomía sirve el Piso de curbina, que se acompaña de cebolla, aceite de hierbas y germinados; el particular estofado de camarón y pulpo, de increíble e intenso sabor; además los platos en lo que emplea el pato, para denotar lo afrancesado de su cocina que fusiona Francia con el país americano; así como sabores exóticos que se ha convertido en una referencia.

También es posible disfrutar sus deliciosos postres como el Broken Bone, crema de guayaba con coco y limón real o el jelly de higos con frambuesa, garapiñado de pistache. Para acompañar todos estos manjares podrás probar bebidas como Burn to be Wild que lleva mezcal, limón eureka, chartreuse verde o jarabe de tomillo y menta.

Hueso está ubicado en la calle de Efraín González 2061, de la Colonia Americana Obrera en Guadalajara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *