En efecto se ha comprobado que no sólo es adecuada para alinear la columna tras caídas o golpes en infantes, también ha demostrado que disminuye los cólicos, problemas para dormir e incluso reduce la aparición de infecciones en los oídos en bebés menores de un año, de acuerdo con The British Chiropractic Association.

Incluso podría ser empleada para prevenir lesiones en la edad adulta, de acuerdo con el Dr  Aram Gómez, fundador del Centro Quiropráctico, Innate. Aunque los niños son generalmente muy sanos, es posible que en los años tempranos sufran lesiones que puedan tener secuelas en un futuro. Por ello, la revisión periódica al quiropráctico es tan recomendable, ya que, al acudir a unas cuantas sesiones, un profesional puede ayudar a mejorar contusiones tales como subluxaciones vertebrales.

Además de contar con múltiples beneficios para los pequeños como: la mejora de los patrones de sueño, optimización del funcionamiento del sistema inmunológico, y ayudarles a relajarse, estudios recientes han demostrado que es un factor de prevención contra la escoliosis. Un problema de salud que se caracteriza por una curvatura anormal en la línea que forman las vértebras a lo largo de la columna vertebral (el 65 % de los casos la causa es desconocida y el 15% es de nacimiento).    En este caso, la quiropráctica se ocuparía de corregir (en unas cuantas citas) las subluxaciones vertebrales de la columna que afectan el movimiento de la columna y de corregir probables daños neuromusculares del niño. Además, el profesional se encargaría de normalizar el sistema nervioso, que controla y coordina los sistemas y órganos restantes del cuerpo.

“En caso de que se descuide la escoliosis y siga su curso, la evolución será más rápida y el paciente se sentirá cada vez con mayores malestares en general. Lo único que conlleva esta espera son tratamientos agresivos, como los corsés ortopédicos o la cirugía, forzando a la columna a estar totalmente recta. El cuidado quiropráctico es definitivamente una mejor solución natural para la escoliosis”, apuntó el Dr. Gómez, fundador del centro quiropráctico, Innate.

Estudios clínicos han clínicos e investigadores han detectado cambios positivos en la salud física y emocional de los infantes que están bajo cuidado quiropráctico. Se han observado beneficios y mejorías en pequeños con hiperactividad, ansiedad, baja energía mental, problemas disciplinarios, el coeficiente intelectual e incluso el autismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *