Como cada año el CECC  (Centro de estudio de Ciencias de la Comunicación) celebró su pasarela anual organizada por los estudiantes de la carrera de Fashion Design & Marketing, dirigida por Isabel Carvajal, la cual se destacó por la creatividad y talento de los estudiantes.

Este año trabajaron sobre  el estilo “Kitsch Maximalista”, mismo que  destaca por ser pretencioso, de mal gusto, colorido, brillante, discordante y elaborado con materiales de bajo costo, no genuinos pero que intentan serlo.

Con una inclusión del kitsch mexicano que inmerso en el arte popular con el uso del rosa mexicano, la virgen de Guadalupe adornada con chaquira y otros elementos de  la vida cotidiana.

La idea es brindarles a los estudiantes una gran libertad creativa que sólo está sujeta a la imaginación y a utilizar los materiales que se tengan a la mano sin importar su calidad.

Y esto fue lo que se vio con  el trabajo de los estudiantes, quienes dieron una muestra de su talento al entender claramente el “Kitsch” con una pasarela colorida, chillante, chocante y llena de libertad creativa, aderezada con tintes de performance y propuestas artísticas.

Por la pasarela desfilaron 35 modelos  tanto para hombre como para mujer, donde la inclusión estuvo más que presente con propuestas atrevidas y  en la que además se premiaron a los mejores.

El  jurado estuvo compuesto por Ximena Corcuera; la RP Zaira Sierra Rodríguez; el actor y cantante  Rodrigo Cuevas;  el publirrelacionista Mauricio Cuevas y Jesús Cuevas, Director General del CECC. 

Los talentos premiados

Mismos que otorgaron el primer lugar a Fernanda Cruzado Palavichini con un estiloso vestido de gala con cola de color rosa y elaborado con tela acolchada e con incrustaciones de rostro de muñecos de plástico.

El segundo lugar lo obtuvo Daniela Moltavo Ramírez con un vestido estilo regional mexicano totalmente kitsch con bordados en la falda, imitación a los de Tenango, incrustaciones de figuras de lámina coloreadas con anilina y una diadema elaborada con un juego de lotería de cartón.

El tercero fue para Paola Espinosa Bellido, quien desarrolló un atuendo de terlenka setentero, como una especie de malla pegada al cuerpo con forma de diablo y con cuernos incluidos. 

Además la pasarela tuvo un momento emotivo al entregar Isabel Carvajal a nombre de los alumnos de la escuela,  un cheque de diez mil pesos a una de sus exalumnas enferma de cáncer, Nicole Pérez Calvilla, mismo que fue recibido por su hermana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *