Las exigencias de una carrera, las relaciones, incluso la vida en general, pueden ser estresantes, pero con un poco de práctica podemos evitar sumergirnos en la espiral del estrés diario.

El ritmo de vida actual es agitado y en ocasiones los horarios laborales se prolongan gracias a los continuos mensajes de textos a través de las aplicaciones que tienes en tu celular. Puede ser agotador y restar energía.

Descanso y la relajación, están vinculadas y pueden adoptar diversas formas, no se trata de dormir o salir de vacaciones, existen otras opciones que son igual de benéficas y que son esenciales para restaurar la energía.

Resulta que darse tiempo para relajarse puede incidir en la vida y en la salud positivamente. Estos son algunos de los efectos positivos del descanso:

  • Niveles de energía más elevados
  • Mayor productividad
  • Informes de niveles de estrés más bajos
  • Mayor sensación de logro y satisfacción

Para ver algunos de estos beneficios, necesitas encontrar un método de relajación que te funcione. Hay muchas opciones de donde escoger ¡la relajación suele llegar de formas inesperadas!

Tómalo en serio

¿Piensa en general que la relajación es pasiva y no puedes perder el tiempo? Es decir, crees que relajación es cuando no haces algo, o cuando menos nada exigente. Si bien esa línea de pensamiento no es necesariamente errónea, aleja a las personas de una de las formas más efectivas de relajación: el ejercicio.

Podría parecer contraproducente que la actividad física ayude al descanso, pero hay hechos científicos que lo respaldan; es importante hacer notar que el ejercicio descansa la mente, no el cuerpo.

Es probable que hayas oído hablar del “subidón del corredor”, que es la sensación de euforia descrita por muchos maratonistas, aficionados o profesionales experimentados.  La elevación ocurre cuando el organismo libera endorfinas, una respuesta natural al ejercicio prolongado. Estas sustancias químicas secretadas por la glándula pituitaria, te ayudan a sentirte bien a pesar del estado de la cotidianeidad.

Ejercicios como nadar, correr o sencillamente caminar, proporcionan una experiencia casi meditativa. Conforme el cuerpo repite una y otra vez ciertos movimientos, a la mente se le permite vagar libremente. El cerebro entra en un estado conocido como red neuronal por defecto, que es un tiempo crucial de reposo para el cerebro.

Y si las actividades de esparcimiento te llevan a la naturaleza, recibirás aún más beneficios. Se ha demostrado, a través de estudios, que una caminata por el parque o una excursión por el bosque disminuyen los niveles de estrés.

Los expertos de USANA, informan que el cerebro necesita un descanso del estrés diario. Asegúrate de concederle el reposo que necesita para salir adelante y sentirte bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *