Para que realmente tu habitación se convierta en un santuario del descanso sigue los consejos del feng shui. Lo que permitirá que alejes cualquier negatividad y le brindará ese impulso vital, para convertirlo en un oasis del descanso.

  • Logra que la paz reine en ese lugar, debes recurrir a tonos blancos, cremas, chocolates o marrones, para pintarlo. Lo ideal sería una sutil combinación. Evita al máximo los papeles pintados. El blanco puro tampoco es una buena recomendación, ya que puede brindar demasiada energía.
  • La cama debe ubicarse en una posición de mando, lo que significa que debes ver a la puerta de entrada cuando estés acostado en ella. Es esencial que esté acompañada de una cabecera pues, ya que dan la imagen de apoyo en tu vida. Debes asegurarte que tenga bordes suaves y evitar las de hierro, porque cortan con la relajación. Aquellas con plataformas, muy similares a las que usan los japoneses son adecuadas.
  • Conseguirás la armonía con tu pareja si colocas pares, es decir, dos mesas de noche, dos almohadas, dos lámparas.
  • Atención a las sensaciones, que provocas a través de los aromas, las telas e incluso aromas. Un difusor que despida notas de lavanda es ideal para calmar o si prefieres despejar las vías respiratorias, apuesta por el Eucalipto. En cuanto a las telas de las cobijas deben ser acogedoras y suaves, para las sábanas prefiere algodones egipcios.

Evita

  • Dispositivos electrónicos como la televisión, computadoras y móviles que no generan energía alrededor tuyo.
  • Los espejos, reflejan la energía y podrían convertirse en enemigos del descanso.
  • Cuadros sobre la cabeza, ya que provocan que la energía se torne pesada.
  • Las plantas, también diluyen la relajación.
  • Las cobijas pesadas que impiden que duermas calmadamente y crean trastornos en el sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *