Con el verano llega el sol, aunque en CDMX hemos tenido más días nublados que soleados. Sin embargo, quiero contarte que amo esta temporada porque es tiempo de Cerezas, una de mis frutas favoritas.

¿Quieres conocer algunas de sus propiedades benéficas en la salud y la piel?

Lo logran porque poseen diferentes tipos de antioxidantes, conócelos:

  • Han demostrado su habilidad antiinflamatoria que reduce molestias relacionados en pacientes artríticos gracias a las citoquinas, según un reporte de Journal of Nutrition, que sugiere consumirlas frescas.
  • Incluso en corredores facilita la recuperación tras el entrenamiento y atenúa el daño en los músculos por los polifenoles, de acuerdo con una revisión efectuada por Nutrición Hospitalaria. Los especialistas recomiendan beber su jugo al menos 90 minutos antes de iniciar el ejercicio.
  • Aptas para paciente diabéticos porque logran promover una regulación saludable de la glucosa.
  • Bajan considerablemente la presión arterial pues contienen potasio. Sin embargo, un artículo publicado en Nutrients, indica que es vital ingeriralas a diario para gozar de este beneficio.

¿Cómo es que las cerezas obtienen ese rojo intenso, su dulce jugo que brote en cuanto las muerdes y su irresistible textura?

Requieren de condiciones especiales de cultivo, de acuerdo con Juan Carlos Moreira, comisionado de las cerezas del Noroeste en México, como: días cálidos, noches frías durante el verano, suelos fértiles de origen volcánico y agua cristalina proveniente del deshielo de las montañas, que sólo se presenta en las tierras de los estados de Washington, Idaho, Oregón, Utah y Montana.

¿Sabías que los cambios de temperatura que se generan a diario en esas zonas son las responsables de un mayor contenido de azucares naturales, un color vibrante y tamaño más grande en las cerezas? No lo pienses más para buscar tus cerezas de Noroeste en México, porque sólo las encontrarás lo que resta del verano julio y agosto.

Un secreto, si las amas como yo, puedes lavarlas, introducirlas con una bolsa con cierre hermético y guardarlas en el congelador. Debes consumirlas antes de dos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *