Primero que nada debo contarte que la ubicación es privilegiada, lo encontrarás en una casona antigua de la colonia Roma que tiene un encanto especial, sobre la calle de Colima en el número 168.

Pero, más agradables sorpresas te aguardan en el interior en cuanto ingresas, ya que recientemente fue restaurado. Personalmente me encanta el área donde se ubica Lázaro, que es como un patio interno donde cuelgan plantas y en el centro puedes apreciar unos círculos blancos colgantes que sirven como talismanes de energía, que tienen la habilidad de absorber las malas vibras y generar un atmosfera positiva. Además de gozar la luz natural que se cuela por la parte superior del recinto, mientras disfrutas de deliciosos platillos en un ambiente de total elegancia el servicio espectacular; se extiende a la planta alta.

Sin embargo, estoy segura que también te cautivará el oyster bar denominado Belafonte, que permite un intrínseco un juego de luces conforme el día avanza, en un cálido ambiente. Los platillos en esta área fusiona el oriente con el sabor latino.

Su bar Blanco Colima, está en la zona techada y te permitirá disfrutar cocteles muy especiales en un ambiente relajado.

Sabores únicos

Mención aparte merecen los platillos que emergen del menú creado por el chef Gerard Bellver, que está salpicado con los favoritos de la raíces mexicanas, acentos españoles y la frescura que proviene de los frutos del mar, magistralmente aderezados con las técnicas culinarias del chef. Te aseguro que sus creaciones deleitarán tu paladar.

Algunos de mis favoritos, que no puedes perderte en tu próxima visita:

  • Primero que nada te sorprenderán con una alcachofa a las brasas, cortesía del chef aderezado con vinagre de yema, romero y tomillo. Simplemente seductora.
  • Si prefieres algo fresco como entrada opta por la tostada de atún marinado con soya de chile ancho con verduras crujientes o el crudo de hamachi marinado con ponzú y puré de chile ancho y serrano. Para los veganos, los espárragos a la leña son una excelente opción. Tampoco debes perderte las croquetas de jamón con sashimi de ibérico. Es fácil satisfacer un antojo mexicano con los tacos de lechón confitados que van acompañados con diversas salsas y alubias charras.
  • Una opción de plato fuerte podría ser el Pescado al carbón, que es un trozo de robalo a la plancha y terminado al horno con salsa de papa al olivo y salteado de habas. Los adeptos a la carne, deben probar la costilla braceada en su jugo durante 12 horas, cubierta con una salsa de chile chipotle y piloncillo con elotes al grill.
  • Para los amantes del postre el fondante de manchego y parmesano con sorbete de membrillo y reducción de balsámico, es todo un agasajo para los sentidos.
  • No te pierdas el Lizzi Sour, un coctel de la casa elaborado con Gin Tanqueray Ten, frutos rojos, jarabe de rooibos, jugo de limón, jarabe jengibre, angostura bitter y soda.

Sólo necesitas la agradable compañía de amigos o familiares para cerrar con broche de oro tu visita a Blanco Colimo, que se ha convertido en un spot en la Colonia Roma. Reserva al 55 5511 7527.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *