Es una realidad que la pandemia cambió nuestro estilo de vida en muchos sentidos. El estudio “Shifting Wallets” del Mastercard Economics Institute analiza cómo los consumidores de todo el mundo se aferran a los hábitos que les ofrecen comodidad, experiencia o ambas combinadas.

“Estos cambios en los hábitos de consumo reflejan el nuevo ritmo de vida”, dice Bricklin Dwyer, economista jefe de Mastercard y director del Mastercard Economics Institute. “A pesar de estar lidiando con el aumento de precios, tasas de interés y la creciente incertidumbre económica, los consumidores siguen tomando decisiones en base a lo que consideran mejor para sus vidas.”

El mercado de lujo sigue liderando la recuperación con un fuerte repunte, ya que muchos consumidores lograron acumular una cantidad importante de ahorros durante los cierres y aquéllos con alto poder adquisitivo ahora tienen mayores oportunidades de invertir en obtener mejores experiencias y momentos únicos.     

Por ello el consumidor busca experiencias que den prioridad a la felicidad y el bienestar sobre productos de lujo. Hoy existe un consumidor de lujo que aspira a restaurar, renovar y re imaginar su filosofía hacia algo positivo. Según un estudio de Euromonitor Internacional, en 2021, los consumidores hicieron un inventario de sus vidas y ahora están activamente tratando de trazar un nuevo camino a seguir. En 2015, solo el 12% de los consumidores priorizaron el tiempo para sí mismos, lo que se duplicó al 24% en 2021*.

Regeneración excepcional

La industria turística también se ha dado a la labor de ver hacia adentro y reformular su enfoque en una evolución de los llamados viajes lentos o transformadores. Esta regeneración, tanto intrapersonal, personal o cultural, es un compromiso de dejar a las personas, los lugares y las cosas mejor de lo que se encontraron. Los viajeros de lujo buscan fomentar una conexión más profunda con las personas y los lugares que visitan, teniendo experiencias benéficas y con un propósito para su bienestar general. El mercado de lujo está entrando en una era de regeneración a la cual seguimos apostando fuertemente. Al tener ocho marcas de lujo, más de 475 propiedades en todo el mundo y más de 270 hoteles en proceso, en Marriott International tenemos la certeza de contar con una oportunidad real para ayudar a nuestros viajeros a reconectar a través de experiencias transformadoras.

Destinos por explorar

Además, a principios del próximo año, St. Regis debutará en Kanai, Riviera Maya y en Chicago, y en 2025, está programada la apertura del St. Regis Costa Mujeres Resort. Estos proyectos se sumarán a los ya existentes en Ciudad de México, Amán y Nueva York. Mientras que The Ritz-Carlton, quien apenas lleva un año de que estrenamos el de Ciudad de México y apenas unos meses en Nueva York, llegará a lugares como Melbourne, Australia y Portland, Oregon. Y cómo olvidar a Evrima, el primer yate de The Ritz-Carlton Yacht Collection que zarpó apenas hace un mes.

 Aunado a ello, The Luxury Collection tuvo importantes aperturas en Grecia, Madrid, Budapest y Hobart, Australia y ahora se abrirá en Tbilisi, Georgia. En tanto, JW Marriott este año celebró aperturas en Guadalajara, São Paulo, Estambul y Frankfurt, y próximamente dará la bienvenida a hoteles en la isla de Jeju, Corea del Sur y Kenia, marcando la entrada de la compañía en el mercado de safaris de lujo. Por último, la marca W Hotels tuvo su debut en Roma, Dubái y Algarve en Portugal y pronto abrirá sus puertas en Praga y Edimburgo.

Actualmente los viajeros han descubierto el poder de viajar, su capacidad para derribar barreras y conectar consigo mismos en espacios que les permitan perseguir sus pasiones y vivir experiencias que los transformen.

Así que viajemos con Marriott International.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *